Caleras de San Cucao, S.A.
Caleras de San Cucao, S.A. 
 LA CAL 
caleras@sancucao.flcnet.esMapa del sitio webPágina de Inicio
Caleras de San Cucao, S.A.inicio > la importancia de la cal  

La importancia de la cal

La cal (también la dolomía) es, después de la sosa, la segunda base química fuerte industrial. En todos aquellos procesos en los que hay que neutralizar, precipitar y también proteger el medio ambiente, la cal aporta una solución. Siendo un producto muy antiguo, fabricado con los avances de una técnica cada vez más elaborada, la cal posee una característica muy importante: su polivalencia. Desde el punto de vista comercial, la polivalencia se traduce en la posibilidad de que la cal pueda ser utilizada en mercados muy diversificados, lo que evita que se sitúe bajo la tendencia de uno o dos sectores económicos.

El mercado de la cal

La aplicación más importante de la cal, la que supone un porcentaje de mercado más elevado, es la siderúrgica. En este sector industrial, la cal se utiliza para defosforar y desulfurar el acero. Tan importantes son esas funciones que no se puede fabricar ningún tipo de acero sin la cal Su aplicación es fundamental en la defosforación de la materia prima, tanto en el convertidor como en el horno eléctrico. El consumo de cal en acería supone aproximadamente entre el 40 y el 55% del porcentaje de ventas de una fábrica de cal. No puede existir ninguna fábrica de cal, digna de su nombre, sin un cliente siderúrgico.

Otras aplicaciones importantes de la cal son:

  • Como enmienda agrícola, a fin de neutralizar el fósforo (pH) de los suelos.
  • Como material de construcción.
  • Tratamiento de los minerales no ferrosos, siendo el más importante de todos el empleo de la cal en la industria del aluminio.
  • Tratamientos de diversos efluentes líquidos o gaseosos: aguas fecales, ácidos industriales, desulfuración de la atmósfera, inertización de residuos urbanos e industriales, etc. En lo que se refiere a la cal dolomítica, su utilización es fundamental en la siderugia y en la fabricación de refractarios, y también como enmienda agrícola. La cal, como producto antiguo que es, desde el punto de vista comercial, tiene un mercado bastante estabilizado; sin embargo, su gran reactividad, como base química fuerte, puede abrirle en el futuro nuevos mercados que dependerán fundamentalmente de la aplicación estricta de la medidas correctoras del medio ambiente: por ejemplo, la depuración de efluentes gaseosos en la centrales térmicas (desulfuración de la atmósfera), inertización de vertederos de residuos sólidos urbanos o industriales, tratamiento (corrección del pH o neutralización) de distintos residuos líquidos urbanos o industriales. Todas esas nuevas aplicaciones podrían ampliar el mercado tradicional de la cal y compensar en cierta medida la reducción de consumo en aplicaciones siderúrgicas como consecuencia de la mejora de los procesos, en cierta medida compensada por el aumento de producción.

© Caleras de San Cucao, S.A.